Como Exitar a una Mujer en Segundos

Descubre los secretos de un hipnotista rebelde para aprender como exitar a cualquier mujer en segundos.

Cómo gustarle a una chava sin importar tu edad tu fisico ni tu dinero

Publicado por Rogelio Consejo

Seguramente alguna vez has pensado o has escuhchado a alguien decir que “dinero mata carita” o que las mujeres todo lo que quieren es un hombre guapo y rico… y claro, si piensas en un hombre guapo y con buen cuerpo y mucho dinero… parece obvio que eso es lo que quieren las mujeres. Pero yo estoy aqui para decirte que eso no es cierto. Si alguna vez una chica te ha dicho que queria ser solo amigos o que no le gustabas y despues termino teniendo algo contigo, sabes a que me refiero, si no, voy a intentar explicarlo conforme vaya exponiendo mi punto.

¿Que tienen en comun el dinero, los musculos, la fama, o todos esos atributos que normalmente asociamos con “atractivos” para las mujeres?

De cierta manera, el secreto esta en ver mas alla de lo evidente. Piensa (para una mujer): ¿el dinero y los musculos se ven igual? No. ¿Se oyen igual? No  ¿Crees que una mujer confundiria los musculos con el dinero o con el poder? NO. Piensa en un tipo musculoso, pobre y miedoso.

Entonces, cual es el secreto…¿?

Mira detras de lo evidente… mas alla…

¿Que es lo que todas esas cosas tienene en comun?

¡LO QUE LE HACEN SENTIR A ELLA!

¿Cierto?

Cómo Exitar a una Mujer – No necesitas palabras para excitar a una mujer

Publicado por Rogelio Consejo

No necesitas hablar para poder excitar a las mujeres

¿No sabes qué decir para excitar a las mujeres? ¿Has pensado alguna vez en excitar a una mujer sin palabras y sin hablar?

Yo sé que puede parecer imposible. Un día, estaba yo hablando con dos amigos cuando tocamos el tema de conquistar a una desconocida sin decir ni una sola palabra. Los dos me dijeron lo mismo: que era imposible. Yo sabía que no. ¿Por qué?

Porque ya lo he hecho varias veces. ¿Alguna vez alguien te ha dicho que algo que ya hiciste es imposible?

Les respondí: “me tenían que haber avisado antes”.

Piénsalo, si vas a una clase de jardín de niños y pides que levanten la mano todos los que pueden cantar, casi todos –si no es que absolutamente todos- van a levantar la mano. Si haces la misma pregunta delante de un grupo de adultos, sólo unos cuantos –si es que alguno lo hace- la levantarán. ¿Por qué?

Porque a los niños nadie les ha dicho que no saben cantar. Nadie les ha enseñado -aún, porque lamentablemente la mayoría de entre ellos lo aprenderá algún día- que no saben cantar. Lo mismo sucedió con mis amigos.

De alguna manera, habían aprendido a creer que era imposible excitar a una mujer sin hablar. Tanto así que para que me creyeran tuve que hacerles una demostración, después de la cual me dijeron: “tú puedes porque eres un natural, nosotros nunca podríamos hacer eso”.

¿Puedes creerlo?

Lo único que les impedía hacerlo era que creían que era imposible y que ni siquiera lo habían intentado. Es como creer que nunca podrás andar en bicicleta.

Es cierto, la primera vez quizá te equivoques (nadie aprendió a caminar al primer intento) pero eso no quiere decir que con un poco de práctica no seas capaz de aprender.

Incluso yo sé que en el fondo tú ya sabes que es –de hecho- más fácil excitar a una mujer de manera no-verbal (sin palabras) que intentar hacerlo simplemente hablarlo.

Por ejemplo, intenta imaginar a alguien seduciendo a una mujer usando sólo sus palabras y compara eso con alguien seduciendo a una mujer sin siquiera abrir la boca. ¿Cuál de los dos te parece realmente más creíble?

Y sin embargo muchos ni siquiera se cuestionan por un momento esa creencia de que “es imposible excitar a una mujer sin hablar”. Tonterías.

Por ejemplo, piensa en los animales.

¿Conoces a algún animal que sepa hablar? Yo no. Parece que los delfines y algunos primates son capaces de entender algunos lenguajes de señas a base de gestos pero eso no es suficiente. ¿Por qué?

¿Alguna vez has observado los rituales de apareamiento de algunos animales? El “lenguaje” –y sobre todo el lenguaje hablado- no juega ningún papel importante en la seducción en el mundo animal.

Pero los hombres estamos tan acostumbrados a pensar en palabras que ni siquiera nos preguntamos… y asumimos directamente que se necesitan palabras para excitar a una mujer… incluso cuando ningún otro animal las necesita.

Pero basta de hablar de animales. Piensa en los gestos. ¿Alguna vez has visto una sonrisa? ¿Sabes lo que es el llanto? ¿Un gesto obsceno?

Ninguno de esos elementos necesita de palabras para poder comunicar. No necesitamos palabras para poder comunicar.

Piensa por ejemplo en cómo funcionan las palabras. Cuando alguien dice algo en un idioma que no conoces, lo que esa persona dice no tiene ningún significado para ti. Entonces, ¿qué es el significado?

El significado de algo es lo que sucede dentro de la mente de alguien cuando ese alguien percibe ese algo. Piensa por ejemplo en lo que significa para ti las palabras “sorpresa”, “curiosidad” o “admiración”. Esas palabras sólo significan algo porque aprendiste a pensar ciertas cosas cada vez que las escuchas. Yo, por ejemplo, no conozco el significado de “oepisikfleosqu”. ¿Tú sí?

Pero no sólo las palabras tienen significado. Por ejemplo, si ves a un hombre hablar con una mujer y ella de pronto ríe y lo mira a los ojos, eso significa algo. ¿Cierto?

Y entonces, ¿cómo es posible excitar a una mujer sin decir ni una sola palabra?

Si lees con atención este artículo, puedes darte cuenta de que ya te he dado la respuesta, pero permíteme elaborar un poco sobre este punto.

Pero antes, déjame decirte que no estoy diciendo que sea imposible excitar a una mujer con palabras, lo que estoy diciendo es que es posible excitar a una mujer sin decirle nada.

La cosa es que –ya sea con palabras o sin ellas- lo que tienes que hacer es que ella sienta lo que siente cuando se encuentra con alguien que le provoca “algo”… que la excita.

Y eso quiere decir que lo que funciona con cada mujer es diferente. Algo que excita a una mujer puede no excitar a otra –e incluso ofenderla- tan solo por el hecho de que todos –como seres humanos- tenemos una educación diferente.

Ya sea por razones familiares o culturales e incluso por su experiencia personal, cada persona reacciona diferente a las cosas y por lo tanto, las cosas y sucesos significan algo diferente para cada quién. Por ejemplo, yo tengo un amigo que tenía fobia a los perros. Cada vez que pensaba en un perro, sentía miedo. Yo no. Muchas personas tampoco.

La cosa es que tú tarea –tu misión- es encargarte de orquestar experiencias que le permitan a ella sentirse excitada cuando está contigo, y para hacer eso, no existe ninguna formula mágica –los famosos “abridores” que funcionan sólo con algunas mujeres y que hacen que los hombres suenen poco naturales y muy acartonados- y al mismo tiempo, tienes que empezar por creer que es posible para permitirte intentarlo.

Como puedes darte cuenta, en realidad, no necesitas decir nada en particular para poder seducir y excitar a las mujeres que te gustan -todo empieza mucho antes de abrir la boca-. El verdadero secreto para excitar a las mujeres que te gustan está en aprender a ver “más allá de las palabras”…

Claro, de la misma manera en la que es más fácil aprender a andar en bicicleta cuando alguien te ayuda, es más fácil aprender a seducir y excitar a las mujeres cuando tienes un mentor para ayudarte. No se trata de alguien que te de una formula mágica sino de alguien que te apoye y te indique en dónde poner tu atención y que te sirva de guía para acelerar tu aprendizaje.

Es por eso que, tras cinco años de ayudar a amigos y clientes a alcanzar sus metas en materia de seducción decidí inaugurar la Academia de Seducción en donde enseño de manera práctica y te guío a través de tu aprendizaje para convertirte en un seductor natural.

Si quieres descubrir el poderoso sistema secreto que acaba de raíz con la timidez y te permite atraer irresistiblemente a las mujeres en segundos y de manera natural, puedes inscribirte a la Academia haciendo clic en el siguiente link:

Academia de Seducción

Te espero del otro lado.

Afectuosamente,

Rogelio Consejo – http://academiadeseduccion.net

¿Te estás preguntando “cómo excitar a una mujer”?

Publicado por Rogelio Consejo

Deja de buscar las palabras correctas para excitar a las mujeres.

En realidad, excitar a una mujer es mucho más fácil de lo que tú crees. 

 


Piensa en una mujer atractiva y a la que no conoces. ¿Cual es tu primera reacción?

¿Te pones a pensar en todo lo que podría salir mal en lugar de ir a conocerla? Tan pronto
como ella se da cuenta de que te gusta, ¿volteas la mirada hacia otra parte?

¿Te preguntas qué decirle para poder gustarle?
Y el problema es que estamos demasiado acostumbrados a pensar “en palabras” como
para buscar otra solución. ¿Qué quiero decir con esto?

Lo que quiero decir es que cuando tu ves a una chica que te gusta y quieres atraerla,
en lugar de simplemente ir y conocerla, lo que haces muchas veces es
preguntarte a ti mismo “qué le digo” o “qué hago”. ¿Cierto?

Te tengo noticias: la respuesta no está en tu cabeza.

Si así fuera, si la respuesta ya estuviera en tu cabeza entonces no necesitarías
preguntarte nada porque ya sabrías exactamente qué decir y qué hacer. En serio.
Es como por ejemplo caminar. Tú sabes caminar y cuando quieres caminar no
necesitas preguntarte “qué hago para caminar” ni nada por el estilo. ¿O sí?

No. Lo mismo sucede cuando quieres, por ejemplo, preguntar el precio de un artículo en
la tienda. No necesitas preguntarte a ti mismo “cómo le pregunto el precio al
vendedor” porque ya sabes hacerlo.

¿Y esto qué quiere decir?

Quiere decir que si te estás preguntando “qué le digo” o “qué hago” estás buscando la
respuesta a esas preguntas en el lugar incorrecto.

Es como intentar aprender calculo diferencial o física cuántica simplemente preguntándote “¿qué es la
física cuántica?”.
Si no lo sabes –y si te estás haciendo la pregunta lo más
probable es que no lo sepas- entonces no sirve de nada preguntarte a ti mismo y
sólo lo haces porque estás acostumbrado a hablar contigo constantemente.

Te puedes decir que tengo razón, porque así es, y no necesitas preguntarte a ti mismo “¿tiene
razón?” porque de todas maneras tú ya lo sabes. Tu inconsciente lo sabe.

Entonces, “¿a quién le pregunto?” me dirás…

Y para responderte, quiero que pienses en esto: tú puedes aprender física si lees un
libro de física como la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein. Eso es
cierto. Suponiendo que entiendas lo que estás leyendo e incluso si no entiendes
entonces puedes ir y hablar y preguntarle a alguien más. Pero no te servirá de
nada preguntarte a ti mismo si no entiendes. Puedes buscar entender pero eso no
lo vas a lograr simplemente preguntándote a ti mismo. ¿Verdad?

Ahora, piensa que la física no ha existido siempre. Por ejemplo la teoría de las
fuerzas gravitatorias fue enunciada por Isaac Newton. Antes de él, no existía
en el mundo el concepto de “gravedad” y la gente pensaba que las cosas caían
simplemente porque así es. Antes de Newton, no había ninguna relación entre una
manzana que cae y la Tierra que gira alrededor del Sol y sin embargo hoy en día
sabemos que esa relación existe. Pero no te hablo de esto para hablarte de
física.

Pregúntate –porque esto es algo que ya sabes-: ¿cómo se le ocurrió a Newton la idea de la “gravedad”?
Y una pregunta relacionada: ¿Tú crees que el hombre siempre ha sabido cómo crear
fuego? ¿Cómo crees que el ser humano descubrió la manera de producir fuego –y controlarlo-
a voluntad?
Une los puntos. 

Si no sabes qué es lo que quiere decir una palabra, puedes ir y buscarlo en internet o en
un diccionario o puedes preguntarle a alguien más pero las palabras no han
existido siempre. Había un momento en el que el hombre no tenía palabras así
como había un momento en el que el hombre no sabía hacer fuego.

Y ahora piensa en excitar a una mujer –piensa en calentar a una mujer, para seguir con
la analogía del fuego-. ¿En qué se parecen la teoría de la gravedad, el
lenguaje y la capacidad para hacer fuego a tu situación cuando ves a una mujer
que te gusta?

Para empezar, en todos los casos hay algo que no se sabe y que se aprendió o se
desarrolló. ¿Preguntándose a si mismo?

Por ejemplo ¿cómo hubiera podido el hombre desarrollar el lenguaje preguntándose a si mismo
cualquier cosa si ni siquiera tenía palabras para poder hacer esa pregunta?

O un bebé, para aprender a hablar, sus primeras palabras (“papá”, “mamá”, “agua”, “leche”),
¿cómo las aprendió?

¿Crees que les preguntó a sus padres algo así como “¿oye mamá, cómo se llama el líquido
transparente que me dan a beber cada vez que tengo sed?”? Obviamente no, porque
él no sabía ninguna palabra para poder hacer esa pregunta. ¿Crees que se
preguntó a si mismo? Tampoco.

Entonces, cuando ves a una mujer que te gusta o cuando estás con una amiga que te atrae o
incluso con tu novia y que quieres excitarla y no sabes cómo hacerlo, ¿crees
que puedes encontrar la respuesta preguntándote a ti mismo? No.

¿Me sigues?

Muy bien, entonces, si la respuesta no está dentro de ti, ¿entonces dónde está?

Si el libro no está dentro de la caja, ¿dónde está? 

Si una persona no está dentro del país, ¿dónde está?

Afuera.

Así que puedes empezar por buscar la respuesta ahí en donde puedes encontrarla. Afuera.
Lo puedes descubrir observando. La cosa es que no hay algo así cómo “palabras correctas
para excitar a las mujeres”. No. Lo que sí hay son muchas frases que,
dependiendo de la situación, pueden o no excitar a una mujer. Y para eso,
tienes que aprender a observarla a ella antes que a ti.

¿Quieres aprender a excitar a (prácticamente) cualquier mujer fácil y rápidamente?
Recibe los tres videos gratuitos “Tres Secretos para Excitar a las Mujeres”
haciendo click en el link que se encuentra a continuación: como excitar a unamujer rapidamente

Rogelio Consejo — http://academiadeseduccion.net

« Previous Entries