Como Exitar a una Mujer en Segundos

Descubre los secretos de un hipnotista rebelde para aprender como exitar a cualquier mujer en segundos.

Exitar a una mujer en segundos: ¿es posible?

Publicado por Rogelio Consejo

¿Crees que es imposible exitar a una mujer en segundos?

Date cuenta de cómo no estabas consciente, hasta que lo leíste, de la posición en la que se encuentra, en este momento, tu pie derecho. O quizá no notaste la temperatura del cuarto, el espacio blanco alrededor de las letras que estás leyendo o la voz en tu cabeza que utilizas para leer estas palabras o el enfoque cambiante de tu mirada.

Tu experiencia, como la de todos los seres humanos, está estructurada en lo que se conoce popularmente como mente consciente y mente inconsciente. La mente consciente, tu consciencia, es todo aquello de lo que te das cuenta, lo que notas (a pesar de que es tu mente inconsciente la que decide hacia dónde llevas tu consciencia).

El inconsciente es el que se encarga de elegir tus emociones, interpretar el lenguaje, respirar, dirigir tu consciencia… a decir verdad, hay más procesos mentales que suceden de manera inconsciente que procesos que tengan lugar en la consciencia.

Algunas personas creen de manera bastante tonta e ilusa que “es imposible excitar a una mujer en segundos”. Me lo han dicho una y otra vez personas que no sólo nunca han intentado excitar a una mujer en segundos (en muchos casos, ni siquiera tienen idea de cómo excitar a una mujer en general) sino que han tenido todos la particularidad de ser personas con una manera de percibir y de pensar particularmente limitada.

Creen que es imposible porque ellos no saben cómo calentar a una mujer, así de fácil.

Los seres humanos, como parte de la manera en que procesamos la información, hacemos uso de mecanismos mentales (lingüísticos) que dejan fuera de nuestra experiencia consciente y de nuestro modelo consciente de la realidad partes de lo que normalmente podríamos percibir.

Esto significa que nuestra consciencia es una selección de una parte de la información que tenemos disponible en un momento dado.

Según algunos estudiosos del cerebro y la mente, esto sucede porque nuestra consciencia sólo puede procesar cerca de siete piezas de información a la vez.

Por ejemplo, es divertido notar que antes del final de esta frase no estabas consciente de la ubicación de tu nariz, a pesar de que la tienes justo frente a tus ojos. Es algo que sabes pero que no recuerdas conscientemente todo el tiempo, como respirar. A pesar de que estás respirando constantemente, día y noche, frecuentemente este acto sale de tu consciencia y no te das cuenta de que estás respirando.

Lo mismo sucede con la excitación, así como todas las emociones (como el deseo, la atracción, la curiosidad, la fascinación…). Suceden a nivel inconsciente (muchas veces ni siquiera te das cuenta de que estás contento o molesto o intrigado o fascinado) y tenemos muy poco control sobre ellas porque a penas y nos damos cuenta de que ocurren y sabemos de manera muy vaga cómo funcionan. Por lo menos, así es para la mayoría de las personas.

La hipnosis y el control mental se tratan justamente de eso, de entender los procesos inconscientes para traerlos a la consciencia y poder así tomar el control de partes de tu mente que antes ni siquiera había explorado.

De la misma manera, para la mayoría de las personas, gran parte de lo que comunican lo comunican de manera inconsciente. Una persona que desconoce el poder de la comunicación no-verbal y de los elementos inconscientes de la comunicación creerá que es imposible excitar a una mujer en segundos tanto como alguien que nunca ha visto un avión y desconoce las leyes de la aerodinámica probablemente creerá que es imposible crear un vehículo volador.

Por supuesto, cada persona es diferente y única, sin embargo, como seres humanos, tenemos muchas cosas en común. Por ejemplo, a la mayoría de nosotros si nos apuntan un arma a la cara nos da miedo o si nos ofrecen un maletín lleno de dinero como regalo sin tener que hacer nada lo aceptamos (a menos que tengamos razones para dudar de ese regalo).

Piensa en los nazis y en como aprendieron a usar la propaganda para movilizar a toda una nación hacia la guerra. Eso es control mental y como con cualquier tecnología (cómo el fuego o la pólvora o la producción en masa) puede ser utilizado de manera destructiva… pero también puede ser utilizado de manera constructiva.

A través de este arte/ciencia/tecnología que es el control mental, puedes cambiar tu vida, y particularmente uno de los usos que a mí me parecen más interesantes para este conocimiento es el de aplicarlo a la seducción.

He estudiado Ingeniería Social, Hipnosis, psicólogos desde Freud hasta Maslow y Perls, Semántica General, Lingüística, PNL… entre otras disciplinas y he descubierto cosas muy interesantes sobre nuestras mentes.

Existen muchos métodos y técnicas de seducción que se concentran en los detalles, los ejemplos y las teorías y te saturan de información de manera que toma incluso años “convertirse en un gran seductor”. Llevar a una mujer a la cama no es difícil, incluso si no eres atractivo, no tienes buen cuerpo, no tienes dinero… he ayudado incluso a mujeres a seducir a otras mujeres y puedo decirte que por varias razones es mucho más fácil para un hombre atraer a una mujer incluso si no hace un buen uso de su lenguaje corporal seducir es “naturalmente” más fácil para un hombre que para una mujer.

Si quieres aprender a tomar el control de tu realidad sexual y excitar a cualquier mujer fácil y rápidamente, haz click en el siguiente link para visitar mi sitio web en el que aprenderás a utilizar de manera fácil y poderosa, algunos de los secretos más impresionantes del control mental: exitar a una mujer

Como exitar a una mujer: ¿intentar o realmente lograr exitar a una mujer?

Publicado por Rogelio Consejo

Te sonará un poco increíble, pero lo cierto es que en realidad no se necesitan ni montones de técnicas ni años de experiencia para poder excitar a una mujer fácilmente.

En realidad, hay un pequeño detalle que hace toda la diferencia entre los hombres que realmente son atractivos a las mujeres y los que no, ¿quieres saber cual?

Por supuesto, existen métodos que te pueden ayudar. Existen temas de conversación que hacen más fácil el atraer a una mujer y el que ella se sienta interesada en seguir hablando contigo.

También existen toda clase de trucos psicológicos que puedes utilizar (y que han sido utilizados desde los tiempos del famoso Giacomo Cassanova, e incluso antes), así como puedes cambiar tu forma de vestir, tu manera de hablar e incluso tu manera de caminar y de moverte y todo eso te hará mucho más atractivo.

Sin embargo, existe algo mucho más fácil de cambiar, mucho más simple y mucho más poderoso. La diferencia que hace la diferencia.

Se trata de tu actitud. Y particularmente, tu (in)seguridad al momento de hablar e interactuar con las mujeres.

Lo que sucede es que la mayoría de los hombres (algo así como 8 de cada 10), cuando quieren hablar con una mujer que les gusta, cuando quieren atraer a una mujer lo que hacen es actuar con miedo de que ella los rechace.

Ya sea que no la conozcan y que desde el momento de verla y acercarse a hablar con ella (si es que se acercan a hablar con ella) duden y actúen con una inseguridad compulsiva o ya sea que la conozcan, sean su amigo y no se atrevan a dar paso alguno para pasar al siguiente nivel, la inseguridad es una de las actitudes menos atractivas de un hombre para una mujer.

En realidad, muchas veces ni siquiera necesito utilizar ninguna clase de técnica para exitar a las mujeres. Sólo soy directo y actúo con decisión. La dirijo.

Piénsalo, lo que las mujeres quieren es muy sencillo… lo que las mujeres quieren es un hombre. No un niño llorón y miedoso que no sabe cómo hacer para exitarla y hacerla sentir realmente sexual y sensual.

Quieren a un hombre capaz de despertar su lado sexual y para eso, ese hombre tiene que tener maneras potentes de comunicarse y actuar. El secreto está en la espontaneidad. Lo compulsivo no es sexy, lo espontáneo sí.

Y no puede haber espontaneidad si constantemente estás dudando de manera compulsiva.

Dicho de otro modo, la diferencia que hace la diferencia es que los hombres que somos naturalmente atractivos no dudamos al momento de acercarnos a conocer a una mujer que nos gusta.

Sentimos curiosidad por saber cómo es ella y nos preguntamos si nos va a gustar tanto su manera de ser como su físico…

Hay cosas de las que es útil dudar. Si vas a hacer un gasto fuerte, atacar a alguien o si estás pensando en quemar tu casa o algo por el estilo (ya sabes, algo estúpido), siempre es bueno dudar primero. Sin embargo, cuando ves a una mujer que te gusta, dudar es justamente una decisión estúpida.

Algunos hombres incluso mientras más les gusta esa mujer más dudan. A mi me pasa lo contrario. Mientras más me gusta más curiosidad siento.

Piénsalo, si dudas, esperas… y no haces nada… y te frustras porque no logras nada, ¿o me equivoco? La duda lleva a la frustración. Y mientras más dudas y más te frustras, más te desesperas. Y eso, para la seducción, no es bueno.

Lo que tienes que hacer es enfocarte en disfrutar. En lugar de preguntarte “¿le gusto?”, “¿lo estoy haciendo bien?” o cualquier otra pregunta similar, probablemente sería más interesante que te preguntes algo como “¿ya me estoy divirtiendo?” o “¿qué tanto estoy disfrutando hablar con ella?”.

Pero bueno, recapitulando, no necesitas cambiar tu manera de vestirte, de verte, de hablar… porque todo eso va a cambiar de manera natural cuando empieces a actuar con más seguridad en tu vida. Aprende a tomar decisiones y a disfrutar haciendo lo que decidiste que ibas a hacer.

Probablemente, para cuando te des cuenta, te comportes de manera tan sexy y atractiva con respecto a aquellas mujeres que te gustan que te sorprenderás de notar lo fácil que fue cambiar tu realidad sexual, y lo único que tienes que hacer es aprender a tomar control de tu actitud y tener una mejor actitud al momento de seducir.

Recuerda (si, lo se, soy muy repetitivo pero quiero que te quede bien claro): actúa con seguridad. Mientras más seguridad haya en tu manera de actuar, mejores serán los resultados que obtendrás.

Rogelio Consejo — http://academiadeseduccion.net